5 POEMAS

marzo 22, 2007

I
LA ZAMBULLIDA 

Querría bañarme en extrañeza:estas comodidades amontonadas encima de mí, me asfixian!¡Me quemo, ardo en deseos de algo nuevo,amigos nuevos, caras nuevas y lugares!Oh, estar lejos de todo esto,esto que es todo lo que quise…salvo lo nuevo.¡Y tú,amor, la que mucho, la que más he deseado!¿Acaso no me repugnan todas las paredes, las calles, las piedras,todo el barro, la bruma, toda la niebla,todas las clases de tráfico?A ti, yo te querría fluyendo encima de mí como el agua,¡oh, pero fuera de aquí!Hierba y praderas y colinas y sol¡oh, suficiente sol!¡Lejos y a solas, en medio de gente extraña! Ezra Pound (EUA, 1885-1972) 

IILAS PERSONAS CURVAS


Mi madre decía: a mi me gustan las personas rectas
A mí me gustan las personas curvas,
las ideas curvas,
los caminos curvos,
porque el mundo es curvo;
y me gustan las curvas
y los pechos curvos
y los culos curvos,
los sentimientos curvos
la ebriedad: es curva;
las palabras curvas:
el amor es curvo;
¡el ventre el curvo!;
lo diverso es curvo.
A mí me gustan los mundos curvos;
el mar es curvo,
la risa es curva,
el dolor es curvo;
las uvas: curvas;
los labios: curvos;
y los sueños, curvos;
los paraísos, curvos
(no hay otros paraísos);
a mí me gusta la anarquía curva;
el día es curvo
y la noche es curva;
¡la aventura es curva!
Y no me gustan las personas rectas,
el mundo recto,
las ideas rectas;
a mí me gustan las manos curvas,
los poemas curvos,
las horas curvas:
¡contemplar es curvo!;
(en las que puedes contemplar las curvas
y conocer la tierra);
los instrumentos curvos,
no los cuchillos, no las leyes:
no me gustan las leyes porque son rectas,
no me gustan las cosas rectas;
los suspiros: curvos;
los besos: curvos;
las caricias: curvas.
Y la paciencia es curva.
El pan es curvo
y la metralla recta.
No me gustan las cosas rectas
ni la línea recta:
se pierden
todas las líneas rectas;
no me gusta la muerte porque es recta,
es la cosa más recta, lo escondido
dentro de las cosas rectas;
ni los maestros rectos
ni las maestras rectas:
¡libérennos los dioses curvos de los dioses rectos!
El baño es curvo,
la verdad es curva,
yo no resisto las verdades rectas;
vivir es curvo,
la poesía es curva,
el corazón es curvo.
A mí me gustan las personas curvas
y huyo, es la peste, de las personas rectas.
 

Jesús Lizano (ESPAÑA, 1931) 

IIICIUDAD SIN SUEÑO (NOCTURNO DE BROOKLYN BRIDGE)  

No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Las criaturas de la luna huelen y rondan sus cabañas.
Vendrán las iguanas vivas a morder a los hombres que no sueñan
y el que huye con el corazón roto encontrará por las esquinas
al increíble cocodrilo quieto bajo la tierna protesta de los astros.
No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Hay un muerto en el cementerio más lejano
que se queja tres años
porque tiene un paisaje seco en la rodilla;
y el niño que enterraron esta mañana lloraba tanto
que hubo necesidad de llamar a los perros para que callase.
No es sueño la vida. ¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta!
Nos caemos por las escaleras para comer la tierra húmeda
o subimos al filo de la nieve con el coro de las dalias muertas.
Pero no hay olvido, ni sueño:
carne viva. Los besos atan las bocas
en una maraña de venas recientes
y al que le duele su dolor le dolerá sin descanso
y al que teme la muerte la llevará sobre sus hombros.
Un día
los caballos vivirán en las tabernas
y las hormigas furiosas
atacarán los cielos amarillos que se refugian en los ojos de las vacas.
Otro día
veremos la resurrección de las mariposas disecadas
y aún andando por un paisaje de esponjas grises y barcos mudos
veremos brillar nuestro anillo y manar rosas de nuestra lengua.
¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta!
A los que guardan todavía huellas de zarpa y aguacero,
a aquel muchacho que llora porque no sabe la invención del puente
o a aquel muerto que ya no tiene más que la cabeza y un zapato,
hay que llevarlos al muro donde iguanas y sierpes esperan,
donde espera la dentadura del oso,
donde espera la mano momificada del niño
y la piel del camello se eriza con un violento escalofrío azul.
No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Pero si alguien cierra los ojos,
¡azotadlo, hijos míos, azotadlo!
Haya un panorama de ojos abiertos
y amargas llagas encendidas.
No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie.
Ya lo he dicho.
No duerme nadie.
Pero si alguien tiene por la noche exceso de musgo en las sienes,
abrid los escotillones para que vea bajo la luna
las copas falsas, el veneno y la calavera de los teatros.
 

Federico García Lorca (ESPAÑA, 1838-1936) 

IVALTAZOR Fragmento del Canto II  Te hablan por mí las piedras aporreadasTe hablan por mí las olas de pájaros sin cieloTe habla por mí el color de los paisajes sin vientoTe habla por mí el rebaño de ovejas taciturnas   Dormido en tu memoriaTe habla por mí el arroyo descubiertoLa yerba sobreviviente atada a la aventuraAventura de luz y sangre de horizonteSin más abrigo que una flor que se apaga Si hay un poco de viento 

Las llanuras se pierden bajo tu gracia frágilSe pierde el mundo bajo tu andar visiblePues todo es artificio cuando tú te presentasCon tu luz peligrosa  Inocente armonía sin fatiga ni olvidoElemento de lágrima que rueda hacia adentroConstruido de miedo altivo y de silencio Haces dudar al tiempoY al cielo con instintos de infinito Lejos de ti todo es mortalLanzas la agonía por la tierra humillada de      ( nochesSólo lo que piensa en ti tiene sabor a eternidad 

Vicente Huidobro (CHILE, 1893-1948) 

VSENSACIÓN  

Iré, cuando la tarde cante, azul, en verano, herido por el trigo, a pisar la pradera; soñador, sentiré su frescor en mis plantas y dejaré que el viento me bañe la cabeza. 

Sin hablar, sin pensar, iré por los senderos:pero el amor sin límites me crecerá en el alma. Me iré lejos, dichoso, como con una chica, por los campos , tan lejos como el gitano vaga. Arthur Rimbaud (FRANCIA, 1854-1891)